Alma de Nogal : Los Chalchaleros

viernes, 22 de junio de 2018

MULTAR A LA AFA, POR LOS MILLONES DE DOLARES QUE SE ESFUMAN EN EL FOOTBALL.

Lo ocurrido ayer frente a millones de espectadores demuestra lo mal que se emplean los recursos económicos del país, en vez de invertirlos en salud, educación y generación de pymes con fuentes de trabajo genuinas.

No deberíamos exigir Multas a estos organismos que han dilapidado nuestro dinero, durante años ?

P. ej qué tal una multa total 100.000 millones de dólares a la AFA, a Sampaoli y al resto de los jugadores, para que este dinero vaya a los jubilados o Unicef Argentina ?

Cancelaríamos deudas y sería Justo.

ÚLTIMAS NOTICIAS DEL PAPELÓN:

Imagen de la noticia para SAMPAOLI de Infobae.com

Sampaoli y el plantel, una relación quebrada: del sueño de ganar el ...

Infobae.com-hace 2 horas
En poco más de un año, Jorge Sampaoli pasó de ser la alternativa perfecta para suceder a Edgardo Bauza a ser señalado por los referentes ...
Los memes destrozaron a Jorge Sampaoli
Clarín.com-hace 17 horas



Glifosato: presentaron proyecto para prohibir su uso en la ciudad de Córdoba. http://www.agritotal.com/

ACTUALIDAD

Glifosato: presentaron proyecto para prohibir su uso en la ciudad de Córdoba

http://www.agritotal.com/nota/35153-glifosato-presentaron-proyecto-para-prohibir-su-uso-en-la-ciudad-de-cordoba/

La medida ya tiene estado parlamentario y el Concejo Deliberante de Córdoba podría tratarla en los próximos días.

22 Jun 2018
 En el Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba está para ser debatido un proyecto de ordenanza que propicia prohibir en su ejido municipal "el uso. aplicación, expendio, almacenamiento, transporte, comerc¡alización y venta" del glifosato en todas sus variantes, "sea para uso agronómico o en espacios urbanos públicos y privados", incluído en este caso, la jardinería.
La iniciativa ya tiene estado parlamentario y podría ser tratado en los próximos días por el cuerpo, según confirmó anoche a Agroverdad uno de sus autores, el concejal Tomás Méndez, del bloque que él lidera, Vamos Córdoba.
Proyectos semejantes fueron motivo de controversias en algunas ciudades como Rosario, dónde finalmente, con marchas y contramarchas, se terminó aprobando una norma restrictiva.
Grupo de Trabajo Interministerial
Actualmente, está desarrollando la labor que se le ha encomendado unGrupo de Trabajo Interministerial sobre Buenas Prácticas en la Aplicación de Fitosanitarios , al que en abril se le fijó un plazo de 90 días para presentar los principios que regirán las políticas públicas de agroquímicos en la agricultura y, particularmente, en las zonas periurbanas, respecto a las cuales algunas provincias y municipios han adoptado dispares normas, sobre todo cuando se trata de establecer áreas de protección o prohibición. El Ing. Marcos Blanda, de Córdoba, integra el Grupo representando a todo el Consejo Federal Agropecuario.
A fines de mayo, Blanda le declaró a Agroverdad que "para julio podemos terminar un documento consensuado.
Reunión con Raúl Montenegro
El proyecto de Méndez refiere en sus "fundamentos" que "a instancias de un encuentro mantenido entre el Concejal Tomás Méndez y el B¡ólogo Raúl Montenegro en representación de la Fundación para la defensa del ambiente (FUNAM), y del Campus del Colegio de los Premiados con el Nóbel Alternativo, RLC (con sede en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba), surgen fundamentos sólidos para prohibir el uso y aplicación del glifosato en todo el ejido municipal de la ciudad de Córdoba".
Menciona luego pronunciamientos de la Agencia lnternacional para la lnvestigación sobre el Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido al herbicida glifosato en el grupo 2A de sustancias consideradas "probable cancerígeno para seres humanos".
No se citan otros documentos y dictámenes de la OMS ni de otros organismos internacionales, como, por caso, de Europa, que dejaron en un campo de alta relatividad a esa probabilidad.
El SENASA
Los "fundamentos" del proyecto reconocen que en "nuestro país, pese al riesgo científicamente demostrado del glifosato sobre la salud de las personas y el ambiente, y ser "probable cancerigeno humano" para la IARC, el SENASA sigue considerándolo dentro de los plaguicidas "que normalmente no ofrecen peligro", Clase lV, banda verde".
El SENASA es el organismo estatal que en la Argentina aprueba los productos y los alcances con que se pueden utilizar. No modificó su criterio sobre el glifosato ni siquiera en épocas de la administración kirchnerista.
Tomar medidas
La iniciativa de Méndez, apoyada por los concejales de su propio bloque Santiago Gómez y David Urreta, concluye señalando que "es necesario tomar medidas para que el glifosato y su derivado AMPA no dañen la salud de las personas expuestas, la biodiversidad nativa e implantada, los colmenares de abejas y el ambiente en general, habida cuenta que rige el Principio de Precaución establecido por el Artículo 4to. de la Ley General de Ambiente 25.675, y que existen otras alternativas productivas de menor riesgo que incluyen el Manejo lntegrado de Plagas".
El proyecto

Los derechos de la naturaleza. Darío Aranda https://mundoeco.org/

Dos países sudamericanos ya reconocen los derechos de ríos, lagos y montañas, al igual que los de las personas y las empresas. Este nuevo enfoque interpela al conservadurismo judicial y a quienes sólo quieren extraer ganancias económicas de la naturaleza.
Por Darío Aranda
¿Puede un río o una montaña tener derechos? La respuesta proviene de organizaciones sociales, pueblos indígenas y académicos críticos: si tienen derechos las empresas (creación humana que tiene como principal fin el lucro), ¿cómo no va a tener derechos la naturaleza? La Constitución Nacional de Ecuador y la ley nacional de Bolivia contemplan los derechos de la naturaleza. Fallos judiciales de Colombia y normativas de Nueva Zelanda legislaron en el mismo sentido. Y la Universidad Nacional del Litoral inauguró un curso inédito y que interpela el conservadurismo del poder judicial: “Derechos de la naturaleza. Un abordaje teórico, práctico e interdisciplinar”.
  En marzo de 2017, el Parlamento de Nueva Zelanda otorgó  estatus de personería jurídica al río Whanganui, solicitado por el pueblo indígena maorí. El curso de agua, el tercero más largo del país, tendrá derechos y deberes jurídicos y podrá ser representado en un tribunal por un delegado del Estado y otro del pueblo originario.
  “Sé que la reacción inicial de algunos será pensar que es bastante extraño dar personalidad legal a un recurso natural, pero no es más extraño que una fundación familiar, una compañía u otro tipo de sociedad”, señaló Chris Finlayson, ministro para la Negociación de Tratados de Nueva Zelanda.
  “Yo soy el río y el río es yo”, explican desde la cultura maorí, difícil de entender para quienes sólo visualizan a la naturaleza como un recurso económico. Para los pueblos indígenas, la naturaleza tiene derechos desde siempre, pero ahora comienzan a entenderlo desde el poder político.
  En mayo de 2017, fue el turno de Colombia. La Corte Constitucional declaró, por primera vez en el país, que un río “es sujeto de derechos” y ordenó su protección y conservación. Se trata del río Atrato, uno de los más extensos del país, que es afectado por la extracción ilegal de oro. La Corte ratificó que el curso de agua es vital para la vida de las comunidades locales e instó al Estado a protegerlo.
  Ximena González, vocera del Centro de Estudios para la Justicia Social Tierra Digna, señaló que la sentencia crea una comisión de “guardianes del río Atrato”, integrada por personas de las comunidades locales y del gobierno nacional. Y establece la creación de una comisión de expertos que asesoren a los guardianes del río que, además de la protección, incluyan un plan de intervención integral para recuperarlo de la contaminación.
  El Centro de Estudios para la Justicia Social Tierra Digna actuó en representación del Consejo Comunitario Mayor de la Organización Popular Campesina del Alto Atrato (Cocomopoca), el Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina Integral del Atrato (Cocomacia), la Asociación de Consejos Comunitarios del Bajo Atrato (Asocoba) y el Foro Inter-Étnico Solidaridad Chocó (Fisch).
  “Es un fallo muy importante, histórico para Colombia, porque por primera vez se le da un lugar a los derechos de la naturaleza, en particular a un río”, destacó la vocera del Centro de Estudios. También existen fallos judiciales en Ecuador e India.
  La Constitución de Ecuador reconoce los derechos de la naturaleza en el artículo 71: “La naturaleza o Pacha Mama, donde se reproduce y realiza la vida, tiene derecho a que se respete integralmente su existencia y el
mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos. Toda persona, comunidad, pueblo o nacionalidad podrá exigir a la autoridad pública el cumplimiento de los derechos de la naturaleza”.
  En Bolivia fue sancionado por ley en diciembre de 2010. El artículo 1 señala: “La presente ley tiene por objeto reconocer los derechos de la Madre Tierra, así como las obligaciones y deberes del Estado Plurinacional y de la sociedad para garantizar el respeto de estos derechos”. Cuenta con diez artículos. Establece que la Madre Tierra tiene derecho a la vida, al agua, al aire limpio, al equilibrio, a la restauración, a vivir libre de contaminación,
  En Argentina, el senador Pino Solanas presentó un proyecto de ley en el mismo sentido. “El ejercicio de los Derechos de la Naturaleza requiere del reconocimiento, recuperación, respeto, protección, y diálogo de la diversidad de sentires, valores, saberes, conocimientos, prácticas, habilidades, trascendencias, transformaciones, ciencias, tecnologías y normas, de todas las culturas que buscan convivir en armonía con la Naturaleza”. Crea la “defensoría de la naturaleza”, cuya misión es velar por la “vigencia, promoción, difusión y cumplimiento de los Derechos de la Naturaleza”. Fue presentado en 2015 y no tuvo tratamiento en el Congreso Nacional. Fue presentado nuevamente en 2017 y aún no tuvo giro en la Comisión de Asuntos Constitucionales.
  La Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral (con sede en Santa Fe) sacudió el conservadurismo de la formación judicial con el curso “Derechos de la naturaleza. Un abordaje teórico, práctico e interdisciplinar”. El objetivo general es “contribuir desde una perspectiva teórica, práctica e interdisciplinar al debate y reflexión sobre una de las respuestas que, desde América Latina, se viene construyendo en relación al problema ambiental en los últimos años: el reconocimiento de la naturaleza como sujeto de derecho, dentro del marco de modelos que se presentan como alternativos al capitalismo bajo la idea de ‘buen vivir’, ‘vivir bien'”.
  Con una carga horaria de 240 horas (un promedio de 30 horas mensuales), a cargo de la docente e investigadora del Conicet Valeria Berros, se explica que se trata de un proceso iniciado en Ecuador y Bolivia, con avances en Brasil, Argentina y México, y con debates en el mismo sentido en Naciones Unidas.
  Entre los objetivos específicos sobresale la necesidad de “extender la subjetividad jurídica más allá de los seres humanos”.
  “El curso es importante porque permite ver que el derecho a un ambiente sano o la regulación sobre los recursos naturales no son la única manera que existe para pensar en el problema ecológico. Si bien ambas perspectivas han asumido un rol preponderante en las últimas décadas, lo cierto es que los problemas se agravan y, por ello, reviste aún más relevancia indagar en otras traducciones jurídicas presentes en la diversidad de sociedades y cosmovisiones, sobre todo aquellas que discuten el antropocentrismo”, explicó Berros. Una mirada que interpela la idea hegemónica del ser humano como el centro, y fin absoluto, de todo.
  Por otro lado, la docente e investigadora destacó que el nuevo enfoque implica muchas disciplinas: “Cada vez es más visible que el derecho no puede seguir sólo mirándose a sí mismo, por el contrario, necesita comenzar a dialogar con otros saberes, no sólo aquellos institucionalizados como parte de las ciencias naturales, las humanidades y las ciencias sociales, sino los provenientes de movimientos de lucha, pueblos indígenas, profesionales de la salud desplegados en el territorio”.

Los derechos de la naturaleza
Dos países sudamericanos ya reconocen los derechos de ríos, lagos y montañas. Este nuevo enfoque interpela al conservadurismo judicial y a quienes sólo quieren extraer ganancias económicas de la naturaleza.

Chau Benetton de la UBA
En una decisión inédita, impulsada por docentes y alumnos, la Facultad de Agronomía de la UBA rescindió el convenio con la multinacional italiana, dueña de la estancia Leleque (donde desapareció Santiago Maldonado) y denunciada por comunidades mapuches. 
----

jueves, 21 de junio de 2018

Madereros fuera de la Reserva de Selous en Tanzania. SALVA LA SELVA !!!

Madereros fuera de la Reserva de Selous en Tanzania

Elefante en Tanzania






El presidente de Tanzania John Magufuli, quiere permitir la tala de 2,6 millones de árboles, 1.500 km cuadrados de bosques y sabanas paraíso de elefantes y leones. La tala daría paso una represa hidoeléctrica en la Reserva de Selous, patrimonio mundial de la UNESCO. El daño ecológico será irreparable. Por favor, firma la petición.

Carta

Para: Presidente de Tanzania John Pombe Joseph Magufuli
La Reserva de Selous es un tesoro ecológico. Por favor, conserve el Patrimonio Mundial de la UNESCO, donde viven elefantes y leones amenazados.

En la Reserva de Caza de Selous, Patrimonio Mundial de la UNESCO, la vida late y al mismo tiempo está severamente amenazada. Todavía se ven manadas de elefantes deambulando por la sabana, hipopótamos en las lagunas, leones en busca de presas por los pastos.
Pero en la garganta de Stiegler en el río Rufiji, está prevista una represa que sería un desastre ecológico. Para llevar a cabo el proyecto, el presidente John Magufuli pretende permitir la tala de 1.500 kilómetros cuadrados de bosques y sabanas que un día serán inundados en gran parte por el embalse. A mediados de mayo, las empresas madereras solicitaron concesiones para la madera, cuya venta puede reportarles hasta 53 millones de euros.
Ambientalistas se oponen al proyecto. Temen que se destruya el área protegida, ya dañada: los cazadores furtivos están acabando con la población de elefantes y además, una mina de uranio amenaza con destruir parte de la reserva. En 2014, UNESCO puso a Selous en la Lista Mundial del Patrimonio Mundial en Peligro de Extinción. En febrero, envió una carta al gobierno, sin efecto.
La represa en sí misma causará daños a los bosques del delta y a los manglares río abajo. 200.000 personas, especialmente agricultores y pescadores se verán afectados.
El gobierno de Tanzania ha anunciado el inicio de la construcción en julio, aunque su financiamiento no está claro. El presidente Magufuli quiere ser visto como un ejecutivo al que no le importan las críticas. Un miembro del gobierno incluso amenazó con encarcelar a cualquiera que se oponga al proyecto.
La población y la economía de Tanzania necesitan energía. Pero el proyecto de la represa no es la solución y deberían cancelarlo. Por favor, firma la petición en defensa de la Reserva de Selous. ¡No pueden talar 2,6 millones de árboles para un proyecto sin sentido!




La Reserva de Caza de Selous 
UNESCO considera la Reserva de Selous Patrimonio de la Humanidad desde 1982. Con sus 51.200 km², la reserva es más grande que Suiza. El "pulso estacional" del río Rufiji es decisivo para el valor ecológico del área el su intercambio entre el desbordamiento del agua, las inundaciones y la sequía, que se reducen de arroyos a lagos llegando incluso a secarse. La variedad de hábitats abarca desde los bosques de Miombo, bosques de galería, praderas abiertas, ecosistemas de cañón, hasta pantanos.
Hasta el momento, se han descrito más de 2100 especies de plantas en Selous, pero el número debería ser significativamente mayor. La reserva alberga más de 100.000 elefantes (Loxodontha africana) y 2130 rinocerontes (Diceros bicornis), según la UNESCO. Además, cuenta con una de las poblaciones más grandes del mundo de hipopótamos (Hippopotamus amphibius) con 18.200 individuos y de búfalo del Cabo (Syncerus caffer) con casi 205.000 ejemplares. Los ornitólogos han contado 350 especies de aves.
La reserva está integrada en el Ecosistema Selous, de 90.000 kilómetros cuadrados y está funcionalmente vinculada a la Reserva de Caza Niassa en Mozambique.

Caza furtiva
La caza furtiva es uno de los mayores problemas de la Reserva de Caza Selous. El número de elefantes se ha desplomado en un 90 por ciento desde la declaración de Patrimonio Mundial en 1982, debido a la caza furtiva.
Impactos del proyecto hidroeléctrico
Los daños ecológicos afectan a partes mucho más extensas que el área protegida y van más allá del propio embalse: más de 230 kilómetros de carreteras de acceso y alojamiento para miles de trabajadores de la construcción atraen a colonos y agricultores que toman posesión de la tierra y se quedan permanentemente. Facilitan además el acceso a los cazadores furtivos de elefantes y rinocerontes - el peligro para los animales está aumentando claramente.
Como consecuencia de la presa, faltan en el curso inferior del río los 16,6 millones de toneladas de sedimentos que arrastra ha cada año. De este modo, disminuye la fertilidad del suelo. Al mismo tiempo, la erosión en las orillas aumenta. La hidrología y la biología del sistema fluvial están cambiando. Los brazos laterales que se convierten en lagos en la estación seca pueden llegar a secarse completamente y a los animales les faltan sus fuentes de agua. El delta se está reduciendo, y así también uno de los bosques de manglares más grandes del mundo.
El proyecto de la represa también pone en peligro la Reserva Marina Ramsar Rufiji-Mafia-Kilwa, otra área protegida de importancia mundial.
El proyecto hidroeléctrico
La central hidroeléctrica de la garganta de Stiegler tendrá una potencia de 2.100 MW. El muro principal tendrá 126 m de alto y 700 m de ancho, y cuatro presas adicionales de 13,9 kilómetros de largo. Se dice que el embalse tendrá una superficie de 1.200 kilómetros cuadrados y sería el más grande de África oriental.
Los costes se estiman en 3.000 millones de euros y el período de construcción en 36 meses. Ambos parecen ilusorios. Todavía se desconoce qué bancos financiarán el proyecto y qué grupo lo construirá. La constructora brasileña Odebrecht ha avanzado considerablemente el proyecto en los últimos años, está desde hace algún tiempo enredada en graves escándalos de corrupción que han llevado a Brasil a una profunda crisis política.
Todavía no se dispone de una Evaluación de Impacto Ambiental. Por lo tanto, la tala de los 1.500 kilómetros cuadrados también sería ilegal y violaría las normas de la UNESCO. Sin embargo, debido a que los madereros compran las concesiones al estado, podrían vender la madera legalmente. La situación es absurda.

Suministro de energía insuficiente
Tanzanía tiene importantes déficits en el suministro de energía. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), sólo el diez por ciento de los hogares están conectados a la red. Las centrales eléctricas del país tienen actualmente una capacidad combinada de 1.700 MW, por lo que el proyecto duplicaría la capacidad con creces. Concentrar grandes partes de la generación de energía en una central eléctrica es muy arriesgado.

Para: Presidente de Tanzania John Pombe Joseph Magufuli

Estimado Presidente John Pombe Joseph Magufuli, 
Estimadas Sras. y Sres.,

Tanzania puede estar orgullosa de su patrimonio natural. Por favor, continúe con esta gran tradición en beneficio de su pueblo y de la humanidad.
Con la Reserva de Caza de Selous, Tanzania posee un tesoro natural único a nivel mundial. La UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad en 1982. Lamentablemente, Selous ha quedado inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro desde 2014. Además de la creciente caza furtiva de marfil, el proyecto de la represa hidroeléctrica en la garganta de Stiegler supone una gran amenaza para la reserva.
Sin embargo, la autoridad forestal de Tanzania TFS, ha autorizado la deforestación de 1.500 kilómetros cuadrados de sabanas y bosques. La tala de 2,6 millones de árboles causaría ya por sí misma grandes daños al medio ambiente, mientras que la financiación del proyecto no está clara y no se dispone de una Evaluación de Impacto Ambiental.
Por lo tanto, pedimos al Gobierno de Tanzania:
-Evite la tala de 2,6 millones de árboles.
-Proporcione una Evaluación de Impacto Ambiental completa para el proyecto de la represa de la garganta de Stiegler.
-Restaurar Selous con una población sana de elefantes y su biodiversidad original.
Tanzania es una nación soberana que tiene responsabilidad hacia su pueblo, incluido el suministro de electricidad. Sin embargo, la destrucción de una de las áreas naturales más importantes sería una decisión con consecuencias negativas a largo plazo que no se pueden revertir.
Pedimos al gobierno de Tanzania que cumpla su promesa de conservar Selous como un tesoro para el mundo.
Un atento saludo,s.     

martes, 19 de junio de 2018

Il caso del paziente con tumore che ha portato il glifosato in tribunale. https://www.galileonet.it MARTA MUSSO

Il caso del paziente con tumore che ha portato il glifosato in tribunale


Il glifosato torna ancora una volta sotto accusa. A denunciarlo è stato un agricoltore californiano che sostiene come il famoso erbicida RoundUp gli avrebbe causato un cancro che lo ha portato in fin di vita

Share this:

  • 2

  • Il glifosato, l’erbicida più usato al mondo, finisce nuovamente sotto accusa. Questa volta in prima linea per sostenere la sua battaglia legale contro il glifosato è un uomo malato di cancro, il primo ad arrivare in tribunale di oltre 4000 pazienti che avevano già denunciato in passato contro l’erbicida. Come racconta la Cnn, si tratta di Dewayne Johnson, un agricoltore californiano di 46 anni malato di cancro e in fin di vita, che ha accusato il gigante Monsanto, sostenendo che il suo famoso erbicida, il Roundup, gli avrebbe causato il linfoma non Hodgkin, un tumore maligno del tessuto linfatico.
    Monsanto ha falsificato i dati e ha attaccato studi che hanno evidenziato i pericoli dei suoi erbicidi, conducendo una lunga campagna di disinformazione per convincere agenzie governative, agricoltori e consumatori che Roundup fosse sicuro”, ha dichiarato in una nota Michael Miller, avvocato di Johnson. “Vogliamo ora mostrare come Monsanto ha nascosto i dati sul rischio di cancro e inquinato la scienza. Monsanto non vuole che la verità su Roundup e sul cancro diventi pubblica”.
    Da anni infatti la grande domanda che ruota intorno al glifosato è se questo erbicida possa o meno causare il cancro e il riferimento di Miller non è solo alle valutazioni in materia di sicurezza quanto anche alle polemiche e agli scandali che l’hanno accompagnate. Proviamo a ricapitolarle.
    Nel marzo 2015, l’Agenzia internazionale per la ricerca sul cancro(Iarc) aveva classificato il glifosato tra le sostanze probabilmente cancerogene, ma alla fine dello stesso anno l’European Food Safety Authority (Efsa) aveva in parte smentito questa conclusione sostenendo che “le prove scientifiche disponibili non soddisfano i criteri per classificare il glifosato come un agente cancerogeno, mutageno o come tossico per la riproduzione”. Nei mesi successivi, tuttavia, erano emersi dubbi sull’affidabilità di questi processi di revisione dell’Efsa: per esempio, secondo un articolo del Guardian l’Efsa avrebbe copiato centinaia di pagine della suo rapporto dai documenti forniti direttamente dalla Monsanto. I dubbi sulla reale sicurezza del glifosato hanno quindi portato il Parlamento europeo a chiedere per il glifosato un’approvazione limitata e nuove revisioni. A maggio del 2016, è stato pubblicato  un rapporto dell’Oms e della Fao, che avrebbe sostanzialmente accettato le posizione dell’Efsa: il glifosato non rappresenta un reale pericolo per la salute umana.
    Nel marzo del 2017, un’altra agenzia europea l’Echa (Agenzia europea per le sostanze chimiche), dopo aver analizzato un’enorme mole di dati scientifici, aveva concluso che le prove disponibili al momento confermavano la classificazione del glifosato come sostanza non cancerogena. Il glifosato, sottolineava l’agenzia, può causare gravi danni agli occhi e risultare tossico per gli organismi acquatici con effetti di lunga durata. Ma la tossicità per l’uomo e la cancerogenicitàdella sostanza, ha concluso l’Echa, non sono dimostrate dai dati scientifici disponibili.
    Lo scorso novembre il grande dibattito europeo sul glifosato era giunto al termine: il comitato d’appello della Commissione europea ha deciso di rinnovare per altri 5 anni l’autorizzazione al commercio degli erbicidi contenenti glifosato. Una decisione, quindi, coerente con i pareri espressi dalle due agenzie europee , l’Efsa e l’Echa, ma che ha ignorato gli scandali emersi dai Monsanto Papers, i documenti che dimostrano gravi ingerenze sulla comunità scientifica e sugli organi di controllo da parte dell’azienda americana produttrice del RoundUp.
    Oltreoceano, dove il Roundup è arrivato in tribunale, i livelli consentiti dell’erbicida sono più alti di quelli europei. Secondo uno studio della University of California San Diego School of Medicine pubblicato lo scorso ottobre su Jama, l’esposizione al glifosato attraverso alimenti contaminati era aumentata di addirittura il 500%. Per la ricerca, l’uso di questa sostanza chimica è aumentato di circa 15 volte dal 1994, da quando sono state introdotte colture geneticamente modificate resistenti al glifosato: in particolar modo viene utilizzato sulle coltivazioni di soia e mais, grano e avena.
    Lo scorso dicembre, tuttavia, l’Epa, l’agenzia statunitense per la protezione ambientale, aveva pubblicato un rapporto in cui affermava che non solo il rischio di cancro è probabilmente assente, ma anche che non ci sono altri pericoli per la salute umana se la sostanza viene utilizzata in accordo con quanto scritto sulle etichette dei prodotti. “Analizzando più di 800 studi scientifici, l’Epa (Environmental Protection Agency), il National Institutes of Health e altre autorità di regolamentazione di tutto il mondo hanno concluso che il glifosato è sicuro e non causa il cancro”, spiega alla Cnn Scott Partridge, vicepresidente della Monsanto richiamandosi al parere dell’Epa. “Proviamo empatia per chiunque soffra di cancro, ma le prove scientifiche dimostrano chiaramente che il glifosato non ne è la causa. Non vediamo l’ora di presentare questa prova in tribunale”.
    Ora, la battaglia sulla sicurezza del glifosato sembra quindi essersi spostata dalla agenzie di controllo a quelle dei tribunali. Non esattamente i luoghi più adeguati a discutere di scienza.
    Se vuoi ricevere gratuitamente notizie su Il caso del paziente con tumore che ha portato il glifosato in tribunale lascia il tuo indirizzo email nel box sotto e iscriviti: