Alma de Nogal : Los Chalchaleros

martes, 11 de diciembre de 2018

Los dueños del cambio climático. https://www.pagina12.com.ar/

Las grandes potencias, responsables de la contaminación
Los dueños del cambio climático
https://www.pagina12.com.ar/158602-los-duenos-del-cambio-climatico
El 76 por ciento de las emisiones globales de dióxido de carbono es generado por los países del G-20. El ranking está encabezado por China y Estados Unidos. Los expertos advirtieron que puede haber “impactos catastróficos”.
El sector más contaminante es el energético.
El sector más contaminante es el energético. 
Las grandes potencias económicas del mundo comandan el G-20 y son también los máximos responsables del cambio climático, el aumento de la temperatura global y los consiguientes desastres ambientales. El 76 por ciento de las emisiones del dióxido de carbono (principal factor del ascenso de la temperatura) proviene de los países del G20. Encabezan el ranking de contaminación China, Estados Unidos, la Unión Europea, India, Rusia, Japón y Alemania. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) advirtió que habrá “impactos catastróficos” si la temperatura sigue en aumento.
El cambio climático es producto del aumento de la temperatura por la acción humana e implica cambios drásticos en el ambiente (inundaciones, sequías, derretimiento de glaciares, desplazamientos, muertes). La causa principal es la emisión de gases de efecto invernadero, principalmente el dióxido de carbono (CO2). La quema de combustibles fósiles (gas, petróleo, carbón) está entre los principales causantes.
El Centro de Investigación Conjunta de la Unión Europea cuenta con la “Base de Datos de Emisiones para la Investigación Global”. Registra información de gases de efecto invernadero desde 1970. Según su último registro (2015) de dióxido de carbono (CO2) los mayores contaminantes son China (29,36 por ciento del total), Estados Unidos (14,27), India (6,77), Rusia (4,85), Japón (3,45), Alemania (2,14), Corea del Sur (1,70), Canadá (1,53), Arabia Saudita (1,39) e Indonesia (1,38). 
Si se analiza a la Unión Europea como actor único (así participa del G20), es responsable del 9,57 por ciento de emisiones de CO2 y tercero en nivel de responsabilidad respecto al cambio climático.
La lista del G20 y contaminación global sigue con Brasil (1,34 por ciento de las emisiones), México (1,30), Australia (1,23), Sudáfrica (1,15), Reino Unido (1,09), Turquía (0,98), Italia (0,97), Francia (0,90) y Argentina (0,52). 
Los sectores más contaminantes son el energético, el agronegocio, la industria y el transporte. Las principales multinacionales también son de esos países: ExxonMobil, Shell, BP, Chevron, Saudi Arabian Oil Company, Gazprom, China National Petroleum Corp, Total, Río Tinto, Petronas, Glencore, entre otras.
El Acuerdo de París (2015) establece que los países firmantes deben adaptar acciones para que la temperatura del planeta no aumente por encima del 1,5 grados centígrados. Fue (y es) muy criticado por organizaciones sociales por no cuestionar el modelo de consumo que lleva al desastre climático, no ser vinculante, no frenar la extracción de hidrocarburos y proponer “falsas soluciones” (monocultivo de árboles, bonos de “compensación” para contaminar, geoingeniería para modificar el clima, entre otros). 
La organización internacional Transparencia Climática elaboró un informe (llamado “Brown to Green Report”) sobre la situación de los países del G-20 y el cambio climático. “Ninguna de las propuestas de políticas climáticas del G-20 es compatible con un aumento de temperatura global de menos de 1,5 grados, pactado por los países firmantes del Acuerdo de París en 2015”, cuestiona la investigación.
La Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) es una de la decena de ONG que participaron del trabajo. Explica que, de Argentina, el sector energético es el que más contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero y cuestiona duramente que el gobierno impulse la industria de hidrocarburos, con subsidios a las empresas (2700 millones de dólares en 2016) y la explotación de Vaca Muerta.
Otra política cuestionada de los gobiernos de Argentina, y que contribuye al cambio climático, es el desmonte. Según Transparencia Climática, el área de bosque nativo se redujo un 22 por ciento entre 1990 y 2015. La principal causa fue el avance de la frontera agropecuaria. Para el presupuesto 2019, el gobierno nacional quitó el 95 por ciento del presupuesto para la protección de bosque nativo.
El Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) emitió  en octubre pasado un informe con tono de advertencia final: si la temperatura del planeta sigue en aumento y supera el 1,5 grados para 2030 se producirán “impactos catastróficos” en la vida de las personas y el ambiente. Se debe reducir (para 2030) el uso de petróleo a la mitad y el de gas a un tercio. Ninguno de los gobiernos del G-20 asumió compromisos reales para cumplir esa meta.
Silvia Ribeiro, del Grupo ETC (Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración), resumió la desigualdad en su artículo “Los que fríen el planeta”: “el 10 por ciento de la población más rica del planeta es responsable de la mitad de las emisiones globales”. Ribeiro cuestionó que el IPCC y la diplomacia climática no denuncien claramente el rol de los países más poderosos: “Hay un pacto de los gobiernos que más emisiones causan para no interferir en las ganancias de los más ricos, incluidas las trasnacionales petroleras y otras que lucran con las actividades que generan el caos climático”.
La semana pasada, la Casa Blanca publicó la “Evaluación Nacional sobre el Clima”, un estudio científico de 1600 páginas que detalla las consecuencias que el cambio climático tendrá sobre la salud, la economía y el futuro de ese país. Realizado por académicos independientes del Poder Ejecutivo, resaltó que las temperaturas extremas son más frecuentes y se extienden por más tiempo. El presidente Donald Trump respondió con cuatro palabras: “No me lo creo”.
G20. Los dueños del cambio climático*
El 76 por ciento de las emisiones globales de dióxido de carbono es generado por los países del G-20. El ranking está encabezado por China y Estados Unidos. Los expertos advirtieron que puede haber “impactos catastróficos”.



* Página/12 sin firmas hasta que paguen la paritaria

GLIFOSATO Y CÁNCER: LA MUERTE REGADA EN LOS CAMPOS. http://canarias-semanal.org

Domingo, 02 de Diciembre de 2018

GLIFOSATO Y CÁNCER: LA MUERTE REGADA EN LOS CAMPOS

http://canarias-semanal.org/art/24038/glifosato-y-cancer-la-muerte-regada-en-los-campos

Una asociación establecida por estudios científicos

El Glifosato es el plaguicida de mayor uso en el mundo. Es -escribe la doctora Vanesa Rosales - un herbicida sistémico, no selectivo y de amplio espectro que actúa inhibiendo competitivamente a la enzima “EPSPS” de plantas y microorganismos, eliminando malezas y plagas de todo tipo (...).


[Img #56339]
 
 
 
Por VANESA ROSALES DE LA QUINTANA / ECOPORTAL

 
  El Glifosato es el plaguicida de mayor uso en Argentina y en el mundo. Es un herbicida sistémico, no selectivo y de amplio espectro que actúa inhibiendo competitivamente a la enzima “EPSPS” de plantas y microorganismos, eliminando malezas y plagas de todo tipo.
 
 
  A lo largo de los años las fumigaciones y los criterios de seguridad se basaron en los efectos agudos. Al aplicar plaguicidas a los cultivos solo se tenían en cuenta las dosis letales, es decir las dosis con las que se puede matar directamente a una persona. Pero los plaguicidas generan un efecto a largo plazo debido a la exposición crónica a bajas dosis de las partículas del producto.

 
   Los plaguicidas llegan a las personas por medio de los alimentos rociados, las partículas transportadas por el viento y el agua. Persisten en el tiempo, en el ambiente y en las personas. El SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) halló 52 tipos de pesticidas en frutas, hortalizas y verduras basándose en controles que realizaron en los últimos 5 años en zonas urbanas.

 
  De los pesticidas encontrados 2 están prohibidos (DDT y Endosulfan), 4 no están autorizados para usar (Diazinon, Aldicarb, Acrinatrina y Hexaconazole) y 2 fueron prohibidos por Resolución 149/2016 del SENASA el 1 de Julio de 2016 (Metil Azinfos y Metamidofos). Los encontrados en mayor presencia fueron elClorpirifos, Deltametrina, Cipermetrina, Endosulfan, Lambdacialotrina, Imidacloprid, Carbendazim, Pyremethanil y Diclorvos.

 
  Los resultados confirman la gran exposición a la cual estamos sometidos todos. Con los años, la exposición da lugar a enfermedades endocrinas, neurodegenerativas, alteraciones del desarrollo embrionario y al cáncer.

 
   A nivel general los plaguicidas actúan como disruptores endocrinos que alteran la síntesis, liberación, transporte, metabolismo, acción o eliminación de las hormonas naturales, modificando el funcionamiento del sistema hormonal humano. Por efecto símil estrógeno alteran los procesos normales de reproducción y desarrollo, es por eso que los efectos se manifiestan con más severidad en el desarrollo embrionario produciendo malformaciones y abortos.

 
  En el hombre está relacionado con cáncer de testículo y próstata, disminución de los niveles de testosterona y de la cantidad de esperma. En la mujer se relaciona con cáncer de mama, ovario y útero.

 
  En el año 2017 se emplearon 3,8 millones de toneladas de agrotóxicos en el país. Argentina lidera el ranking mundial de litros de agrotóxicos por habitante. Se estima que hay 12 millones de personas expuestas habitacionalmente a pesticidas en el país. Diversos son los estudios a lo largo del mundo que han demostrado su nocividad sobre la salud.

 
   El laboratorio de Biogeoquímica y Química Ambiental de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la UNLP, junto con elDefensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, han llevado a cabo un relevamiento sobre la utilización de agroquímicos en la provincia de Buenos Aires. Para el mismo se obtuvieron muestras de suelos y aire colectados en toda la Provincia de Buenos Aires. Entre los plaguicidas encontrados, se confirmó la predominancia de Endosulfanes y de compuestos prohibidos como Dieldrin y DDTs en la zona hortícola.

 
  El estudio asevera que los plaguicidas aplicados en el campo llegan a las ciudades aledañas, con un fuerte incremento durante el verano debido a las mayores fumigaciones en esa época del año. Las concentraciones de plaguicidas se disparan hasta 25 veces, en mayor medida se observa el incremento de Endosulfanes y Clorpirifos (máximos de 100-500 veces) adquiriendo niveles elevados, similares a los reportados para la India, lo que refleja el impacto de las aplicaciones locales.

 
  La relación entre pesticidas y Cáncer ha sido documentada en el estudio multicéntrico titulado “Valoración de la exposición a plaguicidas en cultivos extensivos de la argentina y su potencial impacto sobre la salud”, financiado por el Ministerio de Salud Argentino en el año 2014.

 
   Los resultados obtenidos dan cuenta de una asociación positiva entre la intensidad de exposición (evaluada a través del Índice de Exposición Acumulada a Plaguicidas- IEP) y la mortalidad por cáncer total en varones, y cáncer de mama en mujeres. El área pampeana del país agrupa los IEP mayores al promedio nacional. Los mayores Índices de Impacto Ambiental Total (IIAT) fueron para los plaguicidas 2,4-D y Clorpirifos en igual zona.

 
  Los Altos Índices de Impacto Ambiental Total de Cipermetrina y Clorpirifos se asocian con más mortalidad de cáncer de mama, y los de Glifosato y Clorimuron con la de cáncer total en varones. Mayores síntomas generales, cardio respiratorios, dérmicos y daño genotóxico fueron mayores en las personas encargadas de las fumigaciones, que en las no expuestas. El daño genotóxico provocado por los pesticidas es un factor potencial de riesgo primario para efectos a largo plazo, tales como cáncer y alteraciones reproductivas. Además el estudio, concluyó que el entorno de residencia de los niños/as que pertenecen a zonas fumigadas, constituye un contexto de alta vulnerabilidad.

 
  El Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIMA)perteneciente a la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata ha llevado a cabo la investigación que demuestra que los plaguicidas aplicados en las fumigaciones se evaporan y caen, luego, con las lluvias. Es decir, llueven agrotóxicos. El objetivo del trabajo consistió en estudiar los niveles de Glifosato y Atrazina en aguas de lluvia en núcleos poblacionales urbanos y periurbanos de la Región Pampeana.

 
  Para ello se realizaron muestreos de los eventos de lluvia en la provincia de Bs. As, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. El glifosato fue el herbicida más detectado con un 90% de resultados positivos, una media y una máxima de concentraciones regionales de 6,5 µg/L y 67,3 µg/L, para la Atrazina en el 79% de los casos con media- máxima de 1,5-15,7 µg/L y el AMPA con 35% de detección y media-máxima de 0,8-7,9 µg/L. Del glifosato se produce un metabolito ambiental por acción de las bacterias del suelo, llamado AMPA, con mayor capacidad genotóxica. Las provincias donde se detectaron las mayores concentraciones fueron Córdoba, Santa Fe, Bs. As. y Entre Ríos.

 
  La investigación “Glyphosate and Anencephaly ” llevada a cabo por el Instituto Tecnológico de Massachusetts en Cambridge y publicada este año en el Journal of Neurology and Neurobiology, reveló que el glifosato una vez en la circulación del embrión genera dos consecuencias, anencefalia y detención del desarrollo embrionario.

 
  El estudio aclara el rol del herbicida en las enfermedades neurológicas y degenerativas. El glifosato acumulado a lo largo de la vida, actúa sustituyendo al aminoácido glicina durante la síntesis de proteínas de funciones vitales lo que ha contribuido al aumento de enfermedades debilitantes, como la ELA, el parkinsonismo y el autismo.

 
   La investigación recorre todas las vías metabólicas en las que el glifosato actúa de forma perjudicial. De los múltiples caminos que llevan a la anencefalia, el glifosato actúa en todos. Su exposición perjudica la absorción de nutrientes esenciales, actuando como quelante de varios minerales, incluyendo al zinc, manganeso, cobalto, cobre y de múltiples vitaminas que su déficit están vinculadas al desarrollo de anencefalia, incluyendo folato, cobalamina, vitamina D y el aminoácido metionina. El glifosato además de inducir el estrés oxidativo en las células humanas, sustituye las Glicinas en el receptor de insulina lo que está vinculado a la actual epidemia mundial de diabetes tipo II.

GLIFOSATO, DELITO AMBIENTAL: Ceres, lo atraparon aplicando glifosato. https://www.sinmordaza.com/

Ceres: Lo atraparon aplicando glifosato

https://www.sinmordaza.com/noticia/581846-ceres-lo-atraparon-aplicando-glifosato.html
Sucedió anoche, y se labraron las actas correspondientes, habiendo tomado conocimiento el fiscal en turno

Efectivos de la Policía Municipal de Ceres y pares de la Provincial, secuestraron una camioneta Toyota y un tráiler tanque (discovery).
Los vehículos eran utilizados para la aplicación de un fitosanitario en el ejido urbano. Fue en la intersección de la ruta nacional 34 y la calle España en Ceres
La situación se registró este lunes por la noche quienes labraron actas correspondientes y dieron conocimiento a la fiscalía de turno.
Según informan en Ceres Diario hoy se estarían sacando muestras del contenido del tanque y los bidones. Una vez que estén los resultados, la Fiscalía pondrá la carátula correspondiente a lo que sería un delito ambiental.

lunes, 10 de diciembre de 2018

En Gualeguaychú promueven una fuerte lucha contra los agrotóxicos. http://www.miradorprovincial.com


05-12-2018 / Frenar el impacto ambiental

En Gualeguaychú promueven una fuerte lucha contra los agrotóxicos

La pregunta central es: ¿Qué derecho está primero?, ¿La salud, o está primero el derecho a comercializar?”, cuestionó el intendente Martín Piaggio. Ya se impulsaron ordenanzas para prohibir el glifosato y está encaminada una iniciativa de un plan de alimentación sana, segura y soberana.
EnviarImprimir

Eugenia Delorenzi
redaccion-er@miradorprovincial.com 

El modelo agrícola se instaló en el país desde la llegada de multinacionales como Monsanto y tuvo el consiguiente desmonte y el paquete tecnológico asociado, equivalente al uso de venenos en grandes cantidades, han ido produciendo un fuerte impacto en la salud ambiental y de los ciudadanos. 

Esto es lo que entienden las sociedades con grandes porcentajes de superficie de producción agrícola, que se ven directamente afectadas por el agronegocio que privilegia las ganancias. Así fue que la lucha ambientalista llegó a ser escuchada por la intendencia de Gualeguaychú, desde la cual se impulsó en primer lugar una ordenanza que prohibió el glifosato en el ejido urbano, una segunda normativa por la que se regulará la aplicación del resto de los agrotóxicos; y tercera es la puesta en vigencia de un Plan de alimentación sana, segura y soberana (Passs).

No es menor que todo esto se dé, no solamente en la provincia de Entre Ríos, sino también en una ciudad que tiene una superficie de 33 mil hectáreas, y de estas, 17 mil corresponden a zona rural. La mitad de ese territorio, es decir la mitad del territorio de Gualeguaychú está en manos de productores, de los cuales no todos son de allí y no se sabe con qué producen o cómo.

Un freno para el gran negocio
En diálogo con Mirador Entre Ríos, el intendente de Gualeguaychú, Martín Piaggio, brindó detalles de las medidas tomadas para dar un freno a la destrucción, proponiendo un cambio en el modelo productivo.

En referencia a la prohibición del glifosato, indicó: “Es un momento interesante porque en definitiva ahora la ordenanza que prohibe el veneno está plenamente vigente. Hay que recordar que los movimientos judiciales que quisieron frenar la ordenanza fueron por cinco o seis comerciantes locales que manejan este comercio, que habían hecho una presentación en el Juzgado Federal y luego en definitiva la Justicia entrerriana ordinaria planteó que no era competencia de la Justicia Federal, que era donde los productores radicaron la denuncia, así que ahora la ordenanza está plenamente vigente, y va a resolver la Corte Suprema de la Nación. Nosotros, al igual que la Justicia entrerriana, consideramos que esto es un tema meramente local, por lo que compete a la Justicia ordinaria”. 

En este sentido destacó que continúan con el trabajo para hacer sentir “más protegidos en cuanto a la salud a los ciudadanos y al ambiente. A lo largo de este tiempo, un equipo de control que tenemos en la Secretaría de Ambiente ha podido intervenir y decomisar, ante denuncias de vecinos, a quienes acopian, transportan, comercializan o utilizan el glifosato”, sostuvo Piaggio.

Redoblar la apuesta

Mientras tanto no se define la situación de la ordenanza que prohibe el agroquímico, se presentó y aprobó una segunda iniciativa que fue votada en los últimos días. Se trata de una norma que regula a todos los productos relacionados a la actividad agropecuaria en general, para tener un control de la utilización de los mismos a través de la Dirección de Ambiente.

Sobre esta medida el funcionario explicó: “Todo productor, en principio, debe estar registrado en el registro local de productores. Tiene que declarar las dimensiones de su campo previamente a sembrar o cultivar. Luego tiene que declarar con qué producción la van a tener y fundamentalmente en la previa de la utilización de los productos tiene que generar un análisis de la misma y un equipo técnico municipal podrá darle un permiso que está sujeto a que se acepten las normas bajo las cuales está autorizado a utilizar determinado producto. Por ejemplo no fumigar en momentos de mucho viento, no hacerlo ni cerca de nuestras escuelas ni cerca de las zonas de curso del agua”, detalló el intendente.

La pérdida de montes nativos

A la hora de hablar de los motivos que impulsaron esta lucha, sin dudas son numerosos. Pero para detallar el daño que este modelo de producción generó, es necesario tomar en cuenta todos los aspectos.

“Entre muchas cosas, se toman declaraciones muy claras y contundentes de la Organización Mundial de la Salud con respecto al glifosato, el producto ampliamente más utilizado. Vivimos en un pueblo en el que somos ‘generación hija', podríamos decir, de las luchas ambientales, de los grandes colectivos sociales que han planteado esta historia de ejercer la plena soberanía como pueblo, para poder decidir qué queremos que nos suceda y qué queremos que no nos suceda”, analizó el jefe comunal.

En cuanto al impacto ambiental, explicó: “Este modelo de monocultivo produjo la migración interna de los pueblos, la pérdida de mano de obra en el campo. Sobre todo la pérdida de monte nativo, porque hay que destacar que Entre Ríos es la provincia en la Argentina que más ha perdido monte nativo para poder generar condiciones al monocultivo de la soja por sobre todo, y eso es muy preocupante”.

En esta línea agregó su opinión acerca del impacto ambiental que provoca el desmonte: “Genera pérdida de absorción y riqueza de los suelos, y también se han empezado a ver las consecuencias en la última década, sobre todo en el comportamiento de nuestro río. Cada vez hay más inundaciones, más crecientes, más repuntes de los ríos en torno a la pérdida de capacidad de absorción de los suelos y la influencia que tenían los montes nativos”.

Para concluir, Piaggio cuestionó: “La pregunta central es: ¿Qué derecho está primero?, ¿La salud, el derecho precautorio en materia ambiental sobre efectos bien concretos? ó ¿Está primero el derecho a comercializar? Esa es la pregunta fundamental. Hay que tomar coraje y dar las discusiones que el pueblo pide”.

El Passs

“Por el otro lado y lo más interesante a nuestro entender, es que venimos fuertemente avanzando en proponer un Passs en la ciudad, con equipos técnicos que vienen trabajando con productores y emprendedores, tratando que Gualeguaychú pueda ser un lugar donde se reformule el modelo productivo y empezar a tener más certeza de qué se come o qué se produce”, comentó el funcionario y a propósito señaló: “Hace poco pudimos hacer el Congreso Nacional de la Alimentación Sana, Segura y Soberana. Vinieron alrededor de mil personas de todo el país y de otros países, y tuvieron tres jornadas sobre este tema. La idea es que lentamente se pueda ir planteando una nueva manera de relacionarnos con el ambiente, con nuestra tierra, con nuestros ríos, en nuestros sistemas productivos”.

Claromecó: le fumigaron los olivares. LA VOZ DEL PUEBLO




"Es un daño terrible"
Claromecó: le fumigaron los olivares
09|12|18 10:40 hs.
Una gran parte de las 3,5 hectáreas del Vivero en las que Marcelo Abraham puso en marcha un proyecto productivo de olivares, volvió a ser golpeado.

Pero en esta oportunidad, a diferencia de las ocasiones en que lo hicieron caballos “sin dueños” buscando alimento, se sospecha que el hecho pudo haber ocurrido intencionalmente a partir de un selectivo trabajo llevado adelante para hacer un daño que se presume incalculable, si se tiene en cuenta que para ello se habrían utilizado los herbicidas “glifosato y 2-4D”.


Entre los callejones se observa el verde de las hierbas, y se evidencia el ataque selectivo a los olivares
Golpeado, otra vez
Marcelo siente que arrastra lo brazos por el piso. Tiene la sensación de haber sido derrotado, otra vez. De todas maneras toma aire mientras riega la plantación casi de noche en Claromecó y responde para LA VOZ DEL PUEBLO una serie de preguntas. Todo se transforma de repente en una charla cargada de una gran angustia. Sin embargo habla, cuenta y pareciera que todavía se niega a tirar la toalla. 

A diario recorre -junto a un colaborador- las distancias interiores de las primeras hectáreas que se propuso llenar de vida con una prometedora producción de olivares, a partir de los cuales más adelante poder producir aceite de oliva. Asegura que es “el futuro”, y a propósito alienta a que otros se sumen porque está convencido que “el aceite de oliva va para arriba”. 

Entonces explica que todos los días con su ayudante cargan una regadera de 10 litros cada uno, en cada mano. El predio tiene distribuidos 20 tambores que se llenan de agua con un grupo electrógeno. “Caminamos de a 60 metros yendo y viniendo. Nos lleva 11 horas regar las 3,5 hectáreas”, cuenta Marcelo. 


Entre los callejones se observa el verde de las hierbas, y se evidencia el ataque selectivo a los olivares
Desde que colocó las plantas, hace dos años, aún no ha podido generar la primera cosecha. Primero porque necesita de un sistema de riego por goteo y tampoco tiene una prensadora, ni los recursos para comprarlos. De todas maneras no ha podido sostener un ritmo de producción porque los caballos que en forma reiterada se han metido en los olivares le comieron más de 400 plantas que no ha podido recuperar. Y ahora a eso se le sumó un ataque directamente a sus olivos, que además compromete al medioambiente y a las personas que han estado en contacto, y que no duda en ligar con su decisión de mantener lejos a los caballos con un alambre eléctrico.

“No son tres mil hectáreas mías, ni es que estoy pidiendo ayuda para mí. Estoy reforestando para el Estado un predio quemado por los incendios”, explicó el hombre que lleva adelante el proyecto de explotación a partir de un comodato que firmó por 25 años, y a lo largo de 15 hectáreas de la también conocida como estación Forestal.  

“Estado ausente”
Marcelo afirma sentirse sólo mientras intenta volver productivo económicamente su proyecto, sobre el que prioriza que sea un sitio accesible para las escuelas y todo aquel que quiera visitarlo, y conocer de cerca este tipo de producción. 


Fotos Carolina Mulder
También confiesa que lamenta tener que haber colocado el alambre eléctrico para evitar el ingreso de animales que le comen la producción. “No me gusta porque la gente viene los fines de semana y tiene que saltarlo y corren riesgo de que les pegue una patada. Los tuve que poner porque sinceramente tengo asignado el lugar, está todo denunciado y planteado al municipio. Nadie se hace cargo, yo siento que el Estado está ausente en esto, que es tierra de nadie la Estación Forestal. Es terrible el movimiento que hay dentro del vivero”, expresó mientras afirmó sentirse “sólo”, después de haber “peleado” durante dos años para que le cedieran el espacio, y también tras haber recibido como posible ayuda una línea de crédito para pagar con tasas “inalcanzables”. 

“Se van secando” 
“Hace 20 días a la mañana vengo y sentí olor a herbicida. Ahora en estos días se vieron las consecuencias. Hablé con el vecino de al lado y reconoció que había aplicado un herbicida hace tiempo pero tendría que haber cubierto todo el campo porque es volátil, y no solamente en las líneas de las plantas de olivo. Es re evidente”, afirmó mientras describió en qué circunstancias ocurrió el ataque con un producto que podría comprometer la salud de las personas que entren en contacto con ese tipo de sustancias. 

“Ahora se empezaron a ver las plantas que se van secando. El marco de plantación es tres metros por seis. Son tres por planta y seis entre líneas. En los seis metros de callejón está verde el pasto, más allá de la sequía que hay. Después en las líneas de las plantas está todo seco abajo y la planta está contaminada. No la ha agarrado muy de lleno, ha sido más glifosato que 2-4D. Porque si no la hubieran reventado de una. Lo que hace es que crezcan hojas muy raquíticas, deformes y a su vez se van encogiendo. Encima estaban en flor, hermosas. Tengo una planta testigo y ahí te das cuenta que la hicieron pedazos”, detalló visiblemente afectado en el tono de su voz. 


Fotos Carolina Mulder
Después de haber recorrido los sectores que prácticamente en su totalidad fueron afectados, contó que quienes realizaron el daño ambiental “empezaron bien parejo, pero de tres cuartos en adelante es como que fueron abandonando o haciéndolo más rápido, no tan prolijo. Es un desastre lo que hicieron al principio. Usaron productos que no están permitidos y contaminan todo”.

Asesorado en su trabajo por un ingeniero de la provincia de San Juan, Marcelo afirma que quienes cometieron el delito utilizaron “glifosato y 2-4D que es volátil. Hay meses en que se puede usar, no es que fumigas porque sí. Es un daño terrible a la Estación Forestal, no sólo a mí”, afirmó. 

A la justicia
Por eso remarcó que “todo esto que hacemos acá, el proyecto, no tiene sólo una pincelada turística, educativa, social y cultural. Es más amplia de lo que uno cree. Esto económicamente es para que recién lo vean mis nietos, o mi hija. Esto es reforestar en la Estación Forestal, como claromequense es devolverle algo de lo que le falta producto de los incendios”, indicó en forma pausada. 

A raíz de lo sucedido, Marcelo Abraham mañana se presentará en la fiscalía de Tres Arroyos para denunciar penalmente el grave hecho, y no descarta hacerlo presentando imágenes que “aunque no tengan buena definición” podrían ayudarlo a encontrar al -o los- responsables. 




Se realizó el X Congreso Latinoamericano de Sociología Rural.


Se realizó el X Congreso Latinoamericano de Sociología Rural

Entre el 25 y el 30 de noviembre se realizó en Montevideo (Uruguay), el X Congreso Latinoamericano de Sociología Rural “Ruralidades en América Latina: convergencias, disputas y alternativas en el siglo XXI”. Como se planteaba en la convocatoria, en el marco del Congreso se llevó adelante la conmemoración de los 50 años de la Asociación Latinoamericana de Sociología Rural. Durante este medio siglo de existencia, ALASRU ha sido un foro de estudio y discusión de las transformaciones rurales del continente, donde académicos y académicas se han dado cita junto a organizaciones y movimientos sociales para analizar y debatir alternativas que contribuyan a mejorar las condiciones de vida en las poblaciones rurales.

En este Congreso se buscó redoblar estos esfuerzos analizando y debatiendo los desafíos en los que se encuadran hoy los mundos rurales latinoamericanos ante el avance del capitalismo sobre sus territorios y los fuertes cambios en la geopolítica mundial que tensionan a las sociedades rurales, sus formas de producción y su sustentabilidad. En las dos primeras décadas del siglo XXI se están viendo los efectos de un crecimiento económico controlado por las empresas trasnacionales y grandes cadenas globales que han llevado a profundizar las desigualdades en la ruralidad, produciendo más exclusión, violencia y destrucción de los recursos naturales y los patrimonios colectivos, poniendo así en peligro a las próximas generaciones.

El Ing. Agr. Gerardo Roberto Martínez presentó dos trabajos de su autoría; uno de ellos fue “Evo/In-volución de la tenencia de la tierra en el departamento Presidencia de la Plaza (Chaco)”, que es parte de la tesis doctoral defendida el pasado mes de septiembre, artículo que contribuye al estudio de las problemáticas territoriales como aporte a potenciales estrategias de desarrollo. La segunda presentación fue “Participación de mujeres rurales en el desarrollo local”, donde aborda la problemática de género en el desarrollo, un tema de interés actual frente a las discusiones que se dan en la sociedad. 

En el mismo evento, el Ing. Martínez presentó su libro “Construyendo soberanía alimentaria desde los territorios locales. La feria franca de Presidencia de la Plaza (Chaco)”.
Como parte de las actividades del congreso, se realizaron visitas a experiencias productivas y organizativas en los departamentos Maldonado y Canelones,  donde pudo conocerse experiencias de trabajo sobre el papel de las mujeres rurales, diversificación de rubros de la producción familiar, proyectos de transiciones agroecológicas sobre los humedales del Río Santa Lucia y de Laguna Garzón, paisajes vitivinícolas y bodegas de producción artesanal de vinos.

Gerardo Roberto Martínez (TE 011 1560587694 – Correo electrónico: yaguaretecoli@yahoo.com)

General José de San Martín; 4 de diciembre de 2018