Alma de Nogal : Los Chalchaleros

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Ku multa'al janabe'enba'alo'ob tumen transgénicos. Oochel , www.lajornadamaya.mx.


Ku multa'al janabe'enba'alo'ob tumen transgénicos


Oochel Cuartoscuro / archivo
K'iintsil

U noj lu'umil México
Martes 19 ti' septiembre, 2017

Kex tumen ma' cha'aba'an u meyajta'al chéen beey ixi'im transgénico tu noj lu'umil México, maanal ti' u 90 por ciento ixi'im ku k'a'abéetkunsa'al tia'al u beeta'al waaj ti' México, tránsgenico, ts'o'okole' jatsa'an beey “probable cancerígeno para los seres humanos” tumen u mola'ayil Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ti' jump'éel xak'al xook jo'olbesa'ab tumen Elena Álvarez-Buylla Roces, aj xak'al xook Instituto de Ecología (IE) yéetel Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) ti' u noj najil xook Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tu ya'alaj láayli' beey beeta'an kex u 82 por cientoil oop'o'ob, háarina, cereal yéetel janabe'enba'alo'ob beeta'an yéetel ixi'im.

"Mix juntéen ttukultaj u chikpajal ba'alo'ob je'el bix le je'ela', tumen ma' cha'aba'an u meyajta'al ixi'im transgénico chéen beyo', uchak u beeta'al jump'éel tak pool yóok'ol, tu ja'abil 2013, le beetik te'e ja'abo' je'ets' ma' unaj u pa'ak'al ka'alikil u yila'al bix kéen p'áataki'", tu ya'alaj aj xak'al xook.

Xaak'ale' jts'a'ab k'ajóoltbil tu pik'il ju'unil Agroecology and Sustainable Food Systems,jbeeta'ab tumen Álvarez-Buylla yéetel u yéete meyajo'ob Emmanuel González Ortega, Alma Piñeyro Nelson, Elsa Gómez Hernández, Eduardo Monterrubio Vázquez, Marlenne Arleo, José Dávila Velderrain yéetel Claudio Martínez Debat, máaxo'ob tu yilajo'ob sajbe'entsil u yantal transgénicos ichil janabe'enba'alo'ob suuk u jaanta'al tu lu'umil México, yaan genes ku taalo'ob ti' ixi'im transgénico, yéetel xíiwo'ob jelbesa'an ti' laboratorios ti' Estados Unidos.

Ti' jump'éel k'a'aytajil ts'íibe', j-a'alab tumen UNAM ba'axo'ob jaanlilo'ob beeta'an yéetel ixi'im jelbesa'an, ts'o'okole' ku ko'onolo'ob chéen beyo'.

"Ke'et waajo'ob yéetel uláak' pak'achta'ano'ob, le beeta'an yéetel ixi'im ma' jelbesa'ani', ka chikpaj yaan transgenes ba'ale' ma' seten ya'abi'i, ts'o'okole' mina'an glifosato, jump'éel herbícida ku tsa'aysik cáncer", tu ya'alaj.

Beey túuno', j-a'alab maanal u 85 por cientoil ixi'im transgénico ku beeta'al Estados Unidose' ma'atech u beeta'al mixba'al ti' tumen herbicida, tumen je'el bix ma'atech u yúuchul mixba'ale' ku jóoyabta'al ixi'im yéetel, le beetik ku k'uchul tak tu mejen nalilo'ob. "Ba'ale' ma' ttukultaj ka ku k'uchul tak ti' waaj yéetel uláak' ba'alo'ob ku beeta'al yéetel ix'im", tu ya'alaj Elena Alvarez-Buylla.

Tu ya'alaj ma'alo'ob wa ka k'a'abéetkunsa'ak 10 millonesil toneladas ixi'im ku taasa'al ja'ab man ja'ab ti' Estados Unidos, chéen tia'al u beeta'al u janal wakax wa tia'al u beeta'al uláak' ba'alo'ob jach procesados, ba'ale' ma' tia'al u jaanta'al tumen máaki'i.

Tu ya'alaj yéetel le bayka'aj ixi'im ku beeta'al Méxicoe', je¿el u chukik tia'al u jaanta'al tumen máak: páais yéetel ma' jelbesa'ani'. "Tu ja'abil 2016 yanchaj 25.7 millonesil toneladas ixi'im, ti' le je'elo'obo' 12.3 millonese' jko'on tia'al u beeta'al ba'al tia'al u jaant wíinik, 4.2 millonese' tia'al u p'áatal meyaj ti' máak, 4.4 mollonese tia'al u k'a'abéetkunsa'al ti' tséent wakax yéetel 1.5 millones tia'al u ko'onol táanxel lu'um.

Maíz transgénico invade productos mexicanos a pesar de prohibición

Pese a que el maíz transgénico no está permitido en México a campo abierto, más del 90 por ciento del maíz de las tortillas que se consume en México contiene secuencias transgénicas de este grano, clasificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “probable cancerígeno para los seres humanos”.

De acuerdo a un estudio encabezado por Elena Álvarez-Buylla Roces, investigadora del Instituto de Ecología (IE) y del Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señala que en el mismo caso se encuentra el 82 por ciento de las tostadas, harinas, cereales y botanas elaboradas con maíz.

“No esperábamos estos datos tan impactantes, porque el maíz transgénico no está permitido en México a campo abierto, pues está en proceso una demanda colectiva que lo impide desde 2013, año en que se aplicó una medida precautoria que prohibía su siembra mientras duraba el proceso legal”, citó la investigadora.

En el estudio, publicado en la revista Agroecology and Sustainable Food Systems, Álvarez-Buylla y sus colegas Emmanuel González Ortega, Alma Piñeyro Nelson, Elsa Gómez Hernández, Eduardo Monterrubio Vázquez, Marlenne Arleo, José Dávila Velderrain y Claudio Martínez Debat, hallaron en el alimento básico de la dieta nacional una presencia alarmante de transgenes, es decir, de genes que provienen de maíz transgénico, de plantas que han sido transformadas en laboratorios de Estados Unidos, principalmente.

En un comunicado, la UNAM informó que derivado del estudio, los científicos muestrearon prácticamente todos los alimentos elaborados preponderantemente con maíz que se encuentran en el supermercado y las tortillas de tortillería.

“Los compararon con las tortillas aparentemente más artesanales, que son de maíz nativo y hechas por personas ligadas al campo. Estas últimas fueron positivas para transgenes con una frecuencia mucho menor, y no presentaron glifosato, que es el herbicida probablemente cancerígeno”, señala.

En este sentido, se advierte que más del 85 por ciento del maíz transgénico que se produce en Estados Unidos es tolerante a este herbicida, que es rociado sobre los maíces transgénicos que lo toleran, penetra en las plantas y llega a los granos. “Pero no pensábamos encontrarlo en nuestras tortillas y otros alimentos hechos con maíz”, destacó la Elena Alvarez-Buylla.

Propuso que las 10 millones de toneladas de maíz que se importan anualmente desde Estados Unidos deben usarse sólo para alimento de ganado o insumos industriales altamente procesados, pero no para consumo humano, y menos si es grano contaminado con glifosato.

Detalló que México produce suficiente maíz para el consumo humano: nativo e híbrido no transgénico. “En 2016 se produjeron 25.7 millones de toneladas de maíz, de las cuales 12.3 millones se vendieron para consumo humano, 4.2 millones para autoconsumo, 4.4 millones para el sector pecuario y 1.5 millones para exportación”

Amigos de la Vida reclama al Concejo por la norma sobre los agroquímicos. diariolaopinion.com.a

Amigos de la Vida reclama al Concejo por la norma sobre los agroquímicos

LOCALES 17/09/2017 Por 

La entidad ambientalista indica que se requiere "una necesaria reforma, actualización y modificación" de la normativa vigente sobre el tema. Proponen una zona de resguardo de 1.500 metros, el estímulo en estos lugares de una producción agrícola-ganadera orgánica y la prohibición de la fumigación aérea en nuestro distrito. Desde 2012 el tema esta en agenda del Concejo, pero no se trata. Hoy, no hay ni siquiera un proyecto.
La ONG ambientalista "Amigos de la Vida" envió al Concejo Municipal una nota a partir de la cual manifiesta su "preocupación por el ya largo tiempo transcurrido sin que se reanude el tratamiento de la normativa" sobre la aplicación de agroquímicos. Desde su punto de vista, la ordenanza requiere una "necesaria reforma, actualización y modificación".
"Lejos de cualquier fundamentalismo, nuestra Asociación es consciente que se trata de materia compleja, que implica la obligación de congeniar y resolver en un típico caso de conflicto de intereses. Por un lado, en esta sociedad global las exigencias las exigencias de competitividad en los mercados internacionales obligan a una alta industrialización, que para nuestro país supone también un elevado número de proyectos y explotaciones mineras, y ese extendido reinado del monocultivo intensivo e industrial de la soja, en ambos casos, altamente dependiente de los químicos en su paquetes tecnológicos. Y por el otro, es ya evidente en qué medida de la mano de esos modelos vienen numerosos y dañinos factores contaminantes, con comprobables efectos adversos para la salud humana y la del medioambiente. Hay por lo general regulaciones, pero en la práctica se ha visto que no es posible confiar por completo en algunos órganos, comisiones y mecanismos estatales de control", señalan. 
Agregan que "cuando desde nuestra Asociación sostenemos que los agroquímicos son contaminantes peligrosos (y nos acompañan voces científicas más autorizadas), es porque vemos los daños y secuelas producidos. En nuestros distritos rurales, pero también en barrios periurbanos, cada día nos enteramos de amigos o conocidos afectados, enfermos, o inclusive fallecidos por diversas formas de cáncer, leucemia, problemas respiratorios o padeciendo otras afecciones como las cardiovasculares, malformaciones fetales o abortos espontáneos. Y otro riesgo es el de un futuro país ambientalmente devastado, con sus suelos y sus aguas contaminadas por glifosato y otra larga lista de químicos. Y no está de más recordar que el glifosato, presente en el 'Round-up" y sus similares (las formulaciones herbicidas más vendidas y usadas en la zona) está considerado por los investigadores entre los cinco pesticidas altamente cancerígenos. En este y otros temas ambientales, sería importante ponernos todos de acuerdo para defender 'la casa común', tal como nos reclama el Papa (Encíclica 'Laudato Si')". 
"Siempre con la confianza de que algunos datos y aportes técnicos ya sugeridos en nuestra anteriores notas -desde 2009 hasta la fecha- hayan podido serles de utilidad para el debate, solicitamos la pronta reanudación del tratamiento de las modificaciones en estudio. En el deseo de seguir contribuyendo a esos cambios, sugerimos:
1) la 'zona de resguardo' sin aplicaciones de agroquímicos debiera ser de 1.500 metros, tal como lo ha dispuestos, por ejemplo, la Provincia de San Luis en atención a los más recientes informes sobre toxicidad y daños genéticos de los productos y formulaciones utilizados. Cabe agregar que, sin conexión con ese caso, el senador nacional Fernando 'Pino' Solanas en forma coincidente está presentando su proyecto para establecer como línea agronómica general esa distancia.
2) Prohibición total de la aplicación aérea en todo el distrito Rafaela
3) Como ya se ha planteado anteriormente, promover por todos los medios la producción agroecológica en las citadas 'zonas de resguardo', así como, en general, medidas de estímulo a la horticultura y agricultura orgánica urbana y periurbana. Repetimos que, como es sabido, aquellas franjas o espacios libres de aplicaciones no tienen, de ningún modo, por qué permanecer improductivas, siendo actualmente la producción agroecológica de carne, también otra de las alternativas importantes", cierra la nota que lleva la firma de Pablo Williner y de Sergio Ambrogi, Presidente y Secretario de "Amigos de la Vida", respectivamente. 


UN SILENCIO ENSORDECEDOR
En 2012, Daniel Ricotti (hoy, Secretario de Servicios Públicos del Municipio) presentó un proyecto de ordenanza en donde proponía modificaciones a la Nº 3.600, que determina un límite agronómico de 200 metros. Allí, la idea sostener los 200 sin ningún tipo de aplicación y ampliar los controles hasta llegar los 1.000.
Como era de suponer, generó revuelo. Hubo muchas reuniones en el Concejo Municipal. Finalmente, se le dio despacho. Pero a la hora de tratarlo, se lo volvió a comisión, bajo el pretexto de que no se había terminado con la ronda de consultas. 
Año tras año, perdía estado parlamentario y se volvía a presentar. Alguna que otra reunión, pero ningún avance en concreto. 
Los integrantes de Nueva Ecología de la Tierra (NET) comenzaron a manifestarse silenciosamente en cada una de las sesiones. Su presencia no hizo mella en los concejales, que siguieron sin tratar el tema. En la actualidad, ni siquiera hay un proyecto presentado. 
A finales del año pasado, pareció tomar un nuevo impulso y decidieron convocar al Instituto para el Desarrollo Sustentable para que brinde su postura. El IDS hizo una profunda convocatoria a los sectores involucrados: una veintena de profesionales y expertos respondieron el cuestionario enviado. El dictamen fue solamente un informe, relevando las posturas recavadas. Tenía que presentarse en febrero de este año, en una reunión, con la presencia de algunos expertos. El Concejo suspendió la reunión y prometió llevar adelante el encuentro más adelante. A 7 meses, la salud de los rafaelinos aún no tuvo lugar en la "apretada agenda" de los ediles.

martes, 19 de septiembre de 2017

Francia votará en contra de renovar la licencia al glifosato en la UE. http://radiomacondo.fm

Francia votará en contra de renovar la licencia al glifosato en la UE


22
Un granjero esparce herbicida en un campo en Méteren, Francia, el 7 de agosto de 2017 AFP/Archivos / PHILIPPE HUGUEN
Un granjero esparce herbicida en un campo en Méteren, Francia, el 7 de agosto de 2017
AFP/Archivos / PHILIPPE HUGUEN


Francia votará contra la propuesta de la Comisión Europea de renovar por 10 años la licencia al glifosato, un controvertido herbicida y el más utilizado en la Unión Europea (UE), indicó este miércoles el gobierno.
Esta posición se debe a “la incertidumbre que persiste sobre la peligrosidad” del glifosato, afirmó a la AFP una fuente del ministerio de la Transición Ecológica.
La decisión de Francia es clave en este ‘dossier’, puesto que es necesaria una mayoría cualificada en el seno de la UE.
El año pasado, ya se opuso a renovar la autorización del herbicida, así como Malta, mientras que siete países se abstuvieron, entre ellos Alemania e Italia, lo que impidió tomar una decisión.
La nueva votación tendrá lugar el 4 de octubre durante la reunión de un comité de expertos.

3ad1f8202634f32a84b74d5e2325f900b43f2163
El glifosato, un herbicida potente y controvertido AFP / Alain BOMMENEL, Kun TIAN


La Comisión propuso en julio renovar la licencia al glifosato que expira a fines de año. Esta sustancia activa está presente sobre todo en la composición de Roundup, producto estrella del grupo Monsanto.
En 2016, a falta de una mayoría cualificada de los 28 Estados miembros de la UE y a la espera de nuevos informes de las agencias europeas, Bruselas autorizó excepcionalmente prolongar la licencia en 18 meses, hasta fin de 2017.
Las agencias ECHA (productos químicos) y EFSA (seguridad de los alimentos) determinaron después que no había motivos para considerar al glifosato como cancerígeno.
Esta posición no puso, sin embargo, fin a la controversia científica sobre la peligrosidad de este producto clasificado como “probable cancerígeno” por el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer, órgano de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Con información de gencias
www.radiomacondo.fm
22

lunes, 18 de septiembre de 2017

Ciencia y luz|Herbicida que envenena (Sobre el uso de glifosato). Por Beatriz Torres Beristain, Diario de Xalapa.

El glifosato es un herbicida no selectivo, es decir que se usa para eliminar a la mayoría de las plantas o “malas yerbas”. Se emplea comúnmente en el proceso de preparación del campo antes de la siembra, para la limpieza del terreno, y es el más utilizado a nivel mundial, generando millones de dólares por sus ventas. Hoy en día una gran variedad de compañías lo produce, pero fue comercializado en la década de los 70 por Monsanto, uno de los más grandes consorcios agroquímicos a nivel mundial, que tuvo la patente durante varios años y en la actualidad ha creado variedades genéticamente modificadas (GM) de maíz, soya y algodón que son resistentes a sus efectos, por lo que se aplica aún en pleno desarrollo del cultivo. En México algunos de sus nombres comerciales son Faena, Cacique, Trinchera, Herbifox, Látigo, Mochilero, Bombazo, Secafín, Torbellino, Potro y Aquamáster.
En torno al glifosato se desarrolla una gran polémica, pues por años se consideró inocuo para la salud y el ambiente, sin embargo, con el pasar del tiempo se fueron acumulando múltiples evidencias sobre los daños que genera a la salud de seres humanos y animales, a tal grado que en marzo de 2015 la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés), organismo dependiente de la Organización Mundial de la Salud, lo clasificó como genotóxico (que causa daño al ADN), carcinogénico para los animales y “probablemente carcinogénico” para los humanos.
Pese a que la IARC basó su decisión en estudios científicos, tal reclasificación causó una serie de ataques hacia los responsables de los mismos y la propia agencia, para lo cual se utilizaron diversas estrategias: descalificaciones mediáticas y en redes sociales, marcaje personal contra dichos investigadores, publicación de artículos científicos pagados por Monsanto, así como presión para disminuir los fondos públicos destinados a los centros de investigación involucrados.
Paralelamente, y como parte de una demanda colectiva ante un tribunal federal de California, Estados Unidos, interpuesta por afectados de linfoma no Hodgkin que atribuyen su padecimiento al glifosato, la justicia federal de ese país ha hecho pública la correspondencia interna del gigante de los agroquímicos, los llamados “papeles de Monsanto” (Monsanto Papers), documentos que son de gran trascendencia, ya que revelan cómo la compañía habría promovido la generación de opinión positiva a favor de su producto, ocultado información e incluso bloqueado investigaciones relativas al herbicida y su posible vinculación con enfermedades. 
En agua subterránea y embotellada
El municipio de Hopelchén es el principal productor de miel y de soya en el estado de Campeche. El 90% de este grano lo obtiene utilizando semillas genéticamente modificadas (GM) resistentes al glifosato, de modo que se realizó un estudio en su territorio para detectar este herbicida en agua subterránea, agua embotellada y en orina de trabajadores del campo, el cual fue publicado en junio del presente año.
La detección de glifosato se hizo a través de la técnica ELISA (Ensayo por Inmunoabsorción Ligado a Enzimas), hallándolo en el agua subterránea de las siete comunidades agrícolas donde se realizó el estudio, e incluso en la ciudad de Campeche, que se usaba como referencia. La mayor concentración se encontró en la comunidad Ich-Ek, con 1.41 ug/L, mientras que la ciudad de Campeche tuvo 0.44 ug/L, cifras que están por encima de los límites máximos permitidos para agua subterránea en Europa.
La península de Yucatán está cubierta principalmente de suelos cársticos, que son extremadamente permeables y, por lo tanto, fácilmente inundables, así que es común que los agricultores perforen pozos de filtración para evitar inundaciones. Las escorrentías de las aguas contaminadas con pesticidas se conducen por estos pozos contaminando a su vez el agua subterránea, que es la principal fuente de abastecimiento en la península. De hecho, en los sitios que se estudiaron de Hopelchén hay muchos pozos de absorción ilegales.
También se detectó glifosato en el agua embotellada de tres comunidades muestreadas, e incluso en la comercializada en la ciudad de Mérida, usada como referencia. El agua embotellada en la región se extrae del subsuelo y es tratada por ósmosis inversa. La comunidad con la mayor presencia de glifosato fue Ich-Ek con 0.65ug/L, mientras que en Mérida fue de 0.35 ug/L. Estas concentraciones exceden el límite aceptable para agua de consumo humano reglamentado en la Unión Europea, que es de 0.1ug/L. En México no existe una legislación con los límites de glifosato para agua subterránea y potable, con lo cual la contaminación queda impune.
 En orina humana
La detección de glifosato en orina humana proporciona una medida de la exposición reciente de la población a dicho herbicida. Para el estudio referido se tomaron 81 muestras de orina a campesinos de cinco comunidades, y como grupo control se usaron pescadores de la ciudad de Campeche. Resultado: se identificaron residuos de glifosato en todas las muestras de orina, pero los campesinos llegaron a tener el doble de concentración (0.47 ug/L) que los pescadores (0.22 ug/L).
Además de la afectación directa a seres humanos, este pesticida está causando mortalidad en las colonias de abejas a nivel mundial; tan sólo en la península de Yucatán se han detectado, además, otros efectos subletales: disminución en supervivencia y producción de miel. A pesar de existir la orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de suspender el cultivo de soya y el uso del glifosato asociado, los pobladores de la zona aseguran que se sigue realizando de manera ilegal.
El caso del municipio de Hopelchén nos muestra cómo los agrotóxicos se extienden por el medio ambiente y llegan a las personas. Muchos grupos a nivel mundial han denunciado la vinculación entre el glifosato y los daños a la salud humana y el ambiente, lo cual debería obligar a instaurar en nuestro país una legislación al respecto, así como la realización de investigaciones totalmente independientes sobre este herbicida. Mientras tanto, el principio de precaución, que implica medidas preventivas en caso de riesgo, debería aplicarse con las evidencias existentes, limitando el uso del glifosato, ya que su inocuidad está en duda.
*Dirección de Comunicación de la Ciencia, UV. Correo: betorres@uv.mx 

La UE copia en su informe sobre la seguridad de un potente herbicida párrafos enteros del fabricante. www.elmundo.es

MEDIO AMBIENTE

La agencia alimenticia europea copia párrafos enteros de Monsanto sobre la seguridad del herbicida

La UE copia en su informe sobre la seguridad de un potente herbicida párrafos enteros del fabricante

Una máquina agrícola aplica el herbicida glifosato en Hollesley, al este de Inglaterra. GETTY
El uso del glifosato, un potente herbicida comercializado desde la década de los 70por la multinacional estadounidense Monsanto, está pendiente de renovación en Europa. La aprobación está en manos de la Comisión Europea que, a través de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), decidirá una vez más sobre este producto químico.
El proceso requiere que la compañía presente una solicitud y un informe propio que incluya las alegaciones por las que su utilización debería ser permitida de nuevo. Este documento, favorable a sus intereses, es evaluado por un grupo de expertos que emite a su vez un dosier con sus conclusiones, base de la decisión final que se tomará en Europa.
Tras revisar ambos escritos, este medio ha podido comprobar que el del organismo europeo ha copiado multitud de párrafos enteros -algunos de casi una página de extensión- del elaborado por la compañía norteamericana, incluyendo partes en las que se valora la seguridad del glifosato para las personas y el medio ambiente.
De este compuesto existen más de 60 estudios científicos, algunos lo relacionan y otros lo desligan del riesgo de producir cáncer. El balance resulta confuso y depende de quien los redacte. El hecho de que el documento base para decidir la renovación del glifosato en Europa contenga grandes fragmentos del estudio de la propia compañía que lo fabrica, pone en duda la independencia de la decisión que la comisión europea debe adoptar en noviembre. «Estas acusaciones constituyen un nuevo intento para crear dudas en torno al examen por parte de los pares de la UE del glifosato», asegura a EL MUNDO el responsable de comunicación de la EFSA.
De los 46 estudios sobre la toxicidad asociada a este herbicida apoyados por el consorcio Glyfosate Task Force (que engloba hasta 20 empresas que lo producen), un total de 45 descartan efectos adversos. Si se tienen en cuenta los artículos científicos esta cifra se invierte. De un total de 59 estudios, 41 relacionaban al compuesto con el riesgo de padecer cáncer y sólo 15 aportan resultados opuestos.
Una revisión exhaustiva de esta bibliografía resulta crucial, pues los informes de las autoridades competentes evalúan cada publicación, como si de un tribunal se tratase, para tener en cuenta o despreciar dichos trabajos. La tarea no es sencilla ya que incluso los autores principales de algunos documentos científicos pertenecen a entidades oficiales europeas.
En un reciente estudio publicado por instituciones tan relevantes como las universidades de Massachusetts, de California Irvine y la facultad de Medicina de Mount Sinai de Nueva York en EEUU o el King's College de Londres en Reino Unido se alerta de la falta de una investigación clínica seria sobre la seguridad del glifosato para la salud y de lo obsoletos que están los estudios ya existentes.
Documentos como el elaborado por la EFSA deben tener en cuenta las alegaciones que proceden tanto de la comunidad científica como de empresas químicas, instituciones e incluso particulares. Por ello incluyen los textos íntegros de los trabajos de investigación para ser revisados por el comité evaluador. Esto podría llevar a confusión a la hora de identificar fragmentos copiados por las instituciones si los presentan como propios.
En este sentido la EFSA ha defendido su texto y ha alegado que este es el caso del copia y pega procedente del documento de Monsanto. «Respecto a las denuncias de plagio en el Informe de Evaluación de Renovación (RAR) es importante resaltar que las referencias al grupo de trabajo sobre el glifosato son extractos y referencias a estudios disponibles públicamente, presentados por el solicitante como parte de su obligación bajo la legislación de plaguicidas para llevar a cabo una búsqueda bibliográfica», afirma la EFSA.
No obstante, la revisión de estos capítulos en ambos documentos no deja lugar a dudas y de ella se aprecia que no se trata de una mera cita, sino de contenido original de uno incluido en el otro. Además, en un examen preliminar realizado por este medio de la bibliografía de ambos informes se aprecia que las referencias evaluadas no son exhaustivas en cuanto a la inclusión de artículos científicos que sí aparecen en la base de datos estadounidense del National Center for Biotechnology Information (NCBI), que recoge la inmensa mayoría de estos estudios.
El hecho de que el informe RAR que menciona la EFSA sea de 2015 podría explicar esta carencia. Los textos copiados «pertenecen a un expediente sobre el glifosato, por parte de la UE, que se publicó en la web de la EFSA en noviembre de 2015», dice la agencia. Para este organismo «las reclamaciones se basan en un malentendido sobre el contexto y el contenido de los documentos disponibles públicamente relacionados con la evaluación del glifosato».
En un comunicado a este periódico, la empresa Monsanto niega las acusaciones de copia de su informe en la revisión del glifosato por la EFSA. "Son completamente falsas", ha afirmado. "Los activistas tratan deliberadamente de engañar a los medios de comunicación y al público para que crean que la EFSA ha cometido plagio", ha concluido.
En cualquier caso, dado que la respuesta sobre la renovación del glifosato debe emitirse en breve, cabe preguntarse si la UE estará a tiempo de basar su decisión, tanto si es a favor como si es en contra, en un informe actualizado, completo e independiente.